Lunes 23 Octubre, 2017 | Publicado a las 17:46 · Actualizado a las 17:46

Columna: Política deportiva, una mirada integral al futuro

22405540_10156728576863696_3826632176657604712_n

Felipe Mansilla Pérez

Candidato a CORE provincia del Ranco.             

En los últimos años, fuerte ha sido la inversión realizada para la construcción de recintos deportivos a nivel nacional, y nuestra región no ha estado exenta de aquello. El auge en esta matera sin duda es valorable, y viene acompañada de una gran cantidad de logros a nivel internacional en distintas disciplinas, lo que motiva aún más a las autoridades a mantener esta política en el futuro.

                Pero ojo, no debemos caer en una idea errada, que mientras mayor cantidad de recintos deportivos, y de excelente calidad por cierto, mayor será la cantidad de personas que practiquen deporte y de personas que lleguen a la alta competencia con triunfos internacionales que representen a Chile. Esto, debe ir acompañado de un programa integral, que abarque los distintos segmentos de nuestra población. Por un lado, tenemos a nuestros adultos mayores, los cuales cada día se integran más a la población que practica alguna actividad deportiva, la cual resulta ser una gran herramienta para mantenerlos activos y contribuir a su salud, sumado a la posibilidad de integrarse a nuevos grupos, fortaleciendo la interacción social entre ellos. Para este primer grupo se deben crear recintos multifuncionales, los cuales puedan ser utilizados en el uso de zumba, talleres de distintas materias, reuniones y en general espacios que puedan ser utilizados para cualquier tipo de actividad que este segmento necesite.

                Por otro lado, y quizás el más importante, debemos crear una política seria en la etapa formativa del deporte, donde hoy estamos al menos como región, muy en deuda con nuestros niños, niñas y adolescentes. Pero en esta etapa es fundamental distinguir 2 grupos. El primero, aquellos que quieran realizar algún tipo de deporte con la proyección de integrar a futuro la alta competencia y el profesionalismo, donde se deberá contar con recintos de primer nivel, personas capacitadas para tal labor, pero también, pensar en un segundo grupo que apunte hacia aquellos niños, niñas y adolescentes que quieran realizar cualquier actividad deportiva pero con una mirada de recreación y esparcimiento, donde deberemos como país generar la infraestructura adecuada, como gimnasios en las distintas poblaciones de nuestras ciudades, plazas donde se pueda hacer actividad física al aire libre y donde interactúe la familia, los jóvenes y los adultos mayores, generando grandes centros donde todos convivan.

                Es importante tener presente esto último, sobre todo pensando que hoy existe una sociedad donde para cualquier actividad que realice una persona se piensa en la competitividad, el exigir logros de inmediato, y donde se pone la presión de ser el mejor en lo que haga, este, no debe ser el foco unilateral donde apuntemos a todos hacia ese camino, sino que crear las condiciones necesarias como Estado de entregas las herramientas, la infraestructura, el personal capacitado y la voluntad política de entregar las condiciones necesarias tanto a quienes deseen hacer del deporte una actividad profesional y competitiva, pero también a quienes lo practiquen de manera recreativa y como una buena forma de mantener una vida saludable.

                Finalmente toda esta idea se ve obstaculizada cuando el gobierno decide reducir el presupuesto del Ministerio del deporte, una señal clara que nos indica que no entiende hacia donde debemos ir construyendo nuestra política deportiva del futuro.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.

Deportivo