Lunes 20 Noviembre, 2017 | Publicado a las 18:00 · Actualizado a las 18:00

Columna: Modernización al Consejo regional.

23772415_10156861515613696_1613307706_n

PorFelipe Mansilla Pérez

Durante esta campaña, no sólo recorrimos intensamente la provincia del Ranco y dejamos literalmente los pies en la calle, sino que también quisimos darle un sello distinto a las clásicas candidaturas de slogan electorales que muchas veces se generan sin ningún contenido sustantivo de fondo.

En dicho sentido, basamos nuestros planteamientos en algunos ejes que resultan fundamentes compartirlos públicamente, quedando el emplazamiento a las autoridades electas para que las recojan, perfeccionen e implementen en la medida que buenamente las reciban y estimen pertinentes para contribuir a mejorar la institución del consejo regional y la labor de los hasta hoy desconocidos Core.

La primera propuesta apunta a algo muy sencillo, mayor cercanía de las autoridades con las organizaciones sociales y consecuencialmente mayor traspaso de la información, resulta inclusive increíble que se mencione, toda vez que debiera ser de la naturaleza del cargo dicha conducta, pero que hoy contrasta con la realidad y resulta lejano poder apreciarla de manera constante, sino más bien sólo en algunas manifestaciones esporádicas en época electoral.  Esto se traduce básicamente en que nuestros futuros consejeros regionales adquieran un rol activo en informar a las distintas organizaciones sociales los fondos disponibles que existan para que pudieren eventualmente postular a los proyectos, programas y en general a todo tipo de recursos  que se encontraren disponibles, con un apropiado y racional tiempo para poder elaborar oportuna y correctamente las bases de carácter técnico de la postulación y de esta forma, apuntar a que no se sigan perdiendo recursos por falta de conocimiento.

Por otro lado, una vez que dicha información ha sido traspasada a las organizaciones pertinentes y estas decidan postular, muchas veces esta etapa resulta extraordinariamente compleja para estas, toda vez que los diversos tecnicismos, tiempo y costos que ello significa para sus dirigentes, sumado a la alta burocratización de los trámites, terminan transformándose en un impedimento más que en una oportunidad real de poder optar a los beneficios que signifiquen adjudicarse los proyectos, programas o fondos. En este orden de idea propusimos crear un departamento o dirección de apoyo técnico profesional con personal permanente contratado por el consejo regional, para que de esta manera se trabaje directamente con 2 objetivos. Por un lado, en la misma línea del párrafo anterior, en la entrega de información a las organizaciones de los proyectos potencialmente postulables, y la ayuda de parte de esta dirección en la elaboración de dichos proyectos y la correspondiente ejecución y rendición.

Pero no sólo debemos apuntar a las organizaciones sociales, sino también a aquellos municipios más pequeños que no cuenten con los recursos disponibles para poder contratar personal especializado para la elaboración de proyectos. Esta unidad debe venir a suplir esta falencia y trabajar mancomunadamente con aquellas municipalidades más precarias, en lo económico y en la mano de obra técnica, para que así,  el desarrollo de una comuna no dependa de la cantidad de recursos que disponga y generemos una verdadera política pública regional de inversión transversal y proporcional, descentralizando no sólo las direcciones regionales de los servicios públicos a comunas sino que también la inversión regional.

Otra medida apunta a fortalecer la participación ciudadanía. Sólo como dato, hoy la capacidad de tomar decisiones que sean de carácter local o regional sólo alcanza el 18%, muy por debajo del 50% promedio que tienen los países que integran la OCDE, cifra considerablemente menor si nos referimos a cuanto de ese 18% es resuelto por la ciudadanía y no por los órganos estatales, sean de carácter regional o sectorial. Hoy existe la figura de los FRIL participativos, instancia en la cual los COSOC principalmente, pero también juntas de vecinos pueden votar a través de una suerte de plebiscito popular de alcance local, los proyectos que se encuentren en cartera para ser financiados y de esta forma priorizar aquellos que diagnostiquen como urgentes, de acuerdo a las necesidades que la misma ciudadanía manifieste.  En dicho sentido hoy los FRIL participativos alcanzan el 30%, una suma cercana a los 1.500 millones de pesos, los cuales deben ir aumentando de manera paulatina, para ir avanzando en una tarea en la cual estamos en deuda, alcanzando para el año 2030 el 50%.

Por otro lado, algo que quisimos darle especial relevancia es comenzar desde ya a crear una identidad propia a cada ciudad, ir planificando que cada comuna se vaya desarrollando y de esta manera la inversión pública y privada sea focalizada. En dicho sentido propusimos a modo de ejemplo potenciar la comuna de La Unión como una comuna industrial, con desarrollo productivo y volver a consolidarse en esta área como sucedió hace ya varias décadas. La comuna de Río Bueno explotar el potencial agrícola que tiene no sólo en la producción agrícola-ganadera, sino que también potenciando el turismo rural como un sello local. Asimismo las comunas de Lago Ranco y Futrono darle una identidad turística de calidad,  teniendo como objetivo que la inversión avance y se enfoque en dicho sentido. Debemos planificar hoy para no crecer inorgánicamente y lamentarnos en el fututo.

Finalmente, este último punto si bien no se encuentra dentro de la competencia del Consejo Regional, sino más bien del ejecutivo con aprobación del congreso, consiste en modificar la legislación actual permitiendo que el Consejo Regional tenga la atribución de crear impuestos regionales. De esta manera se busca: a) Que se puedan generar incentivos tributarios para la inversión del sector privado en la región; b) que los tributos sean pagados en el lugar donde se genera la actividad productiva imponible, las cuales muchas veces generan impactos colaterales a quienes se encuentran alrededor de esta, y así el impuesto sea pagado en la región aumentando la cantidad de recursos disponibles para seguir avanzando en el crecimiento y desarrollo equitativo de nuestra quería y hermosa región de Los Ríos.

 

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.

Deportivo