Lunes 18 Junio, 2018 | Publicado a las 11:18 · Actualizado a las 16:05

Columna: “El último gobierno socialista”

Por: Juan Pablo Ahumada / Analista y Estratega Político CHILE VAMOS (UDI).

El último gobierno socialista y el frenazo del desarrollo en Chile. “Los chilenos no son tontos, saben que el modelo del último gobierno de la izquierda chilena, simplemente se hizo agua”

Entre los años 2015 y 2017 fueron los años del desplome económico y, aunque la izquierda política chilena diga lo contrario, ya en el año 2016 bajó la tasa de empleo y, los salarios (sueldo mínimo) no crecieron, tanto así que el desempleo de los jóvenes chilenos se fue a las nubes; lo mismo pasó con la inversión y con las exportaciones, simplemente se cayeron los últimos años. Las previsiones del Banco Central para el 2017 no eran nada buenas, ya que oscilaban entre el 1% y 2%. A pesar del crecimiento económico entre los años 2011 y 2014, la gente en Chile se aburrió del bonito y demagógico discurso de “Crecimiento” con el que Michel Bachelet y compañía limitada volvían a la Moneda… -fueron promesas sin cumplir- ya que se les desplomó el proyecto de gobierno a inicios del 2016, por mal manejo de políticas sociales y económicas al interior del último Gobierno socialista.

El programa agresivo del gobierno de Bachelet y su gabinete, fue precisamente golpear el desarrollo. Decidió subirle el impuesto a las empresas casi un 40% (Impuestos Sobre Beneficios), eliminando incluso la bonificación a las empresas que reinvertían sus beneficios. Nuestro país lo que necesita es precisamente lo contrario, más empresas, fabricas, maquinas, tecnologías, negocios, en simples palabras más inversión. ¿Qué sentido tenía golpear la inversión? En los cuatro años del último gobierno socialista, Chile cayó en un 30% de su economía. Es obvio que si hay menos inversión, habrán menos empleos, menos crecimiento, por tanto menos recaudación. En otras palabras, el gobierno socialista de Bachelet quiso comer la torta antes que se cocine.

Ya lo he dicho en otras notas de prensa o columnas políticas… el Gobierno del Presidente Sebastián Piñera, ha planteado lograr un crecimiento entre 3,5% y 4,0% en sus cuatro años de Gobierno, lo que sería doblar el crecimiento que tiene actualmente nuestro país, porque la prioridad del Presidente –aunque esto incomoda a la izquierda chilena- es mejorar la calidad de vida en el país, para lo cual deberá dar un “Shock y Boom de Inversiones”, reactivando el mercado y desarrollo social que fue frenado por el último modelo económico del gobierno socialista de Michel Bachelet.

El gran problema de la izquierda chilena es que no supieron abordar ninguna reforma de manera seria y bien planificada; dos ejemplos importantes y significativos del fracaso del modelo socialista: La famosa “REFORMA LABORAL” que carece de contratación y en su lugar refuerza el poder de los sindicatos –que para algunos suena bastante bien- pero eleva los costos de las empresas y, si a eso sumamos el problema de inversiones, el crecimiento y la competitividad, fácilmente se desploma. Por otra parte tenemos la renombrada “REFORMA EDUCACIONAL”, en donde Bachelet quiso nacionalizar y entregar gratuidad a las universidades, pero tampoco le salió bien y solo pudo aprobarla parcialmente. Lo que la izquierda chilena no entiende, es que las universidades no se pueden convertir en fábricas de títulos, por muy gratuitas que sean, no van a resolver los problemas de movilidad social que tiene el país. Recordemos que a inicio del 2017, el 62% de los chilenos consideraba que el Gobierno socialista de Bachelet debía retirar o “moderar” las reformas que imponía. En síntesis, lo que quería hacer o implementar el último gobierno socialista de Bachelet era un cambio ideológico, más que un modelo sociopolítico que resolviera los problemas reales. Fue la peor legislatura gubernamental en materia económica y desarrollo social, que Chile ha tenido en los últimos 27 años. ¿Quién sale perdiendo en todo esto?… Obviamente los más pobres y la clase trabajadora de nuestro país.

En el primer Gobierno del Presidente Piñera la principal misión fue reconstruir un país devastado por el terremoto que nos golpeó como sociedad, aun así durante los 4 años de su mandato Chile creció un 5% anual y se crearon más de un millón de nuevos y mejores empleos, los sueldos aumentaron y la pobreza se redujo. Y como ya lo dijo nuestro Presidente: “Tuvimos un muy buen primer Gobierno, en el que todos los indicadores sociales y económicos mejoraron en Chile… pero tenemos más experiencia ahora, y la experiencia cuenta”… Y sin lugar a dudas que estamos avanzando a pasos agigantados –ahora- hacia la reconstrucción económica de chile. Para el Presidente Piñera y su coalición política –CHILE VAMOS- está la misión de llevar al país a un desarrollo sostenible y dejar atrás los años del frenazo y estancamiento.

 

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.

Deportivo