Martes 13 Noviembre, 2018 | Publicado a las 19:48 · Actualizado a las 19:46

Autoridades perfeccionan plan de acción para interacción entre lobos marinos y cisnes de cuello negro

A partir del conocimiento del informe técnico emitido por la Universidad Austral de Chile, respecto a la situación y sus posibles soluciones, los organismos públicos han propuesto medidas a corto, mediano y largo plazo.

A petición del Gobierno Regional de los Ríos y de la Dirección Nacional del Servicio Nacional de Pesca, la Universidad Austral de Chile conformó un grupo de académicos con experiencia en el manejo de fauna silvestre, en particular en humedales, con el objetivo de asesorar a las autoridades nacionales y regionales sobre la reciente interacción registrada entre lobos marinos y cisnes de cuello negro en sectores del Humedal del Río Cruces.

Desde el mes de septiembre las autoridades regionales presididas por el Intendente regional, César Asenjo, han realizado reuniones con especialistas, servicios públicos y representantes de la ciudadanía. Lo que ha determinado el perfeccionamiento del plan de acción que busca solucionar la negativa interrelación entre ambas especies.

Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, el estado de conservación del cisne de cuello negro a escala global es de preocupación menor. Sin embargo, y además de su innegable carisma social especialmente en Valdivia, es la especie más emblemática del humedal y una de las especies por la cual parte del Humedal del Río Cruces está incluido dentro de la Convención Ramsar como Humedal de Importancia Internacional. Por lo tanto, el cisne de cuello negro es una especie esencial del humedal.

El Intendente de la región de Los Ríos, César Asenjo, recalcó el accionar de los servicios públicos que desde un primer momento han estado alertas trabajando para solucionar el problema, “como gobierno del presidente Sebastian Piñera desde el primer momento hemos actuado con sentido de urgencia y preocupación, a través de la conformación de diferentes mesas de trabajo y colaboración. En esta ocasión la directora nacional de Sernapesca, nos ha apoyado en un convenio de colaboración y trabajo con la Universidad Austral de Chile, por medio del cual se ha emanado un informe por la facultad de Ciencias Veterinarias de la casa de estudios. Con esta información se va a reenfocar la estrategia para enfrentar la intersección entre lobos y cisnes. Para poder realizar la identificación, captura y relocalización final de ejemplares que están causando problemas. Este un trabajo que seguirá liderando nuestra seremi de agricultura Moira Henzi donde se vinculan la UACh y los servicios públicos para asegurar la protección de nuestro patrimonio natural”.

Dentro de las medidas a corto plazo entregadas por los especialistas de la UACh a las autoridades, las cuales comienzan desde el 12 al 19 de noviembre, se cuentan la identificación definitiva de los individuos problema, a través de su seguimiento y foto identificación. Esto con información proporcionada por la Universidad Austral y los servicios públicos como Sernapesca, SAG y CONAF. Que han estado desde un comienzo trabajando en el problema.

Para los individuos que no presenten características físicas externas que permitan la identificación fotográfica, se propone usar pistolas con pintura del tipo Paint Ball, para así poder hacer el seguimiento.

La directora nacional Sernapesca, Alicia Gallardo, destacó la creación de la mesa local y la participación pública y privada en este tema, “para nosotros es muy relevante estar participando en la mesa regional para abordar las medidas de mitigación en la intersección entre lobos marinos y cisnes de cuello negro. En el alero de esta mesa nosotros convocamos a la Universidad Austral con sus expertos, tanto en el ámbito ecológico como en medicina veterinaria, para que evaluaran los antecedentes y presentaran una propuesta de acción. A raíz de ello fue entregado un informe que cuenta con medidas a corto, mediano y largo plazo. Nosotros vamos a participar en la identificación de los lobos, captura y relocalización, en un procedimiento que será trabajado entre los equipos regionales y la UACh. Junto a esto estaremos realizando en diciembre un seminario con el NOAA para poder compartir experiencias de otros países para poder evitar futuras interracciones entre especies.

En una próxima etapa, del 20 al 30 de noviembre, se espera pasar a la remoción inmediata de los mismos, a través del rescate y relocalización de los individuos previamente identificados. Para esto último se usarán dardos con sedantes disponibles en el país,  que permitan su rescate, traslado, marcaje y relocalización a lugares  previamente definidos desde donde no puedan regresar a Valdivia ni causar daños en la localidad, lo que podría suceder finalmente entre el 3 y 7 de diciembre.

Si durante los primeros días, no es posible la captura de los ejemplares involucrados a través de este método. Se sugiere el desarrollo simultáneo de enrejado de las balsas de descanso de los lobos para iniciar su familiarización con éstas y finalmente tener mejor acceso a los animales.

Según explica el documento entregado por la casa de estudios superiores, el número de lobos marinos asociados a la ciudad en los Ríos Valdivia y Cruces, han aumentado durante los últimos 15 años hasta alcanzar cerca de 35 individuos. En este contexto, es clave reconocer que la presencia regular de estos individuos en zonas del humedal del Río Cruces, no corresponde a movimientos de dispersión natural de ejemplares desde una población, sino que es consecuencia directa de la acción externa generada por la alimentación de los lobos marinos con restos de pescado alrededor del muelle de la Feria Fluvial de Valdivia. De hecho, aunque es una especie muy dúctil, los lobos marinos presentan adaptaciones ecológicas morfa-evolutivas para habitar en aguas de mar, y no en zonas de agua dulce como las del humedal del Río Cruces. Es por eso, una eventual variabilidad en ese subsidio de alimentación podría resultar en la aparición de conductas poco habituales como las observadas, consideradas como “indeseables”.

 

Dentro de las medidas a mediano y largo plazo, se busca no sólo solucionar el problema, sino que además entenderlo a cabalidad para poder adelantarse a posibles situaciones similares que puedan ocurrir entre otras especies.  Teniendo en cuenta esto, se realizará un taller sobre la interacción de los lobos marinos con los cisnes, esto con expertos del NOAA, organizado por Sernapesca durante la segunda semana de diciembre.

El diseño y desarrollo simultáneo de un programa de educación ambiental, a través del Centro de Humedales Río Cruces/UACH. Para poder dar a conocer a la ciudadanía como funciona el humedal y las especies que lo conforman.

Por último, un monitoreo de la dinámica espacio-temporal de los cisnes de cuello negro en el humedal del río Cruces para evaluar el grado de afectación de la población de estas aves acuáticas, lo que se coordinará entre la UACh y el SAG.

 

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.

Deportivo