Israel y Palestina bordean la guerra en Gaza en la mayor escalada en cinco años

Al menos 21 palestinos y cuatro israelíes han muerto desde el sábado, en unos enfrentamientos que se producen en vísperas del festival de Eurovisión en Tel Aviv. Mientras Israel responsabilizó a Irán de haber instigado los ataques con cohetes a través de la Jihad Islámica, Hamas ofreció hoy una tregua respaldada por los mediadores y Qatar.

Los dos millones de habitantes de Gaza y los centenares de miles de israelíes que habitan en un radio de 50 kilómetros en torno a la Franja palestina están viviendo las jornadas más violentas tras la devastadora guerra de 2014 en el enclave palestino. Desde la madrugada del sábado, Hamas y la Jihad Islámica han disparado más de 650 proyectiles, entre cohetes y granadas de mortero, hacia Israel, que han causado cuatro muertos. Las represalias de la aviación militar hebrea contra más de 320 objetivos de las milicias palestinas en Gaza se han cobrado la vida de 21 personas, entre ellas dos mujeres embarazadas y un bebé. Ninguna de las partes enfrentadas vislumbra un alto el fuego, pese a la mediación de Egipto y de la ONU, en vísperas de la celebración del festival de Eurovisión, que empieza el 14 de mayo en Tel Aviv. Hamas ofreció hoy una tregua a Israel respaldada por los mediadores y por Qatar.

Las Fuerzas Armadas israelíes desplegaron una brigada de carros de combate en la frontera y enviaron una brigada de artillería y otra de infantería en previsión de una incursión terrestre en el enclave. Los aviones de combate israelíes atacaron la Oficina de Seguridad Interior de Hamas, centro neurálgico del movimiento en la capital de la Franja. Mientras tanto, más de 200.000 alumnos permanecen en sus casas con los colegios y guarderías cerrados en la periferia de la Franja. Ciudades como Rishon Letzion, ocho kilómetros al sur de Tel Aviv en la superpoblada área metropolitana central, abrieron al público los refugios antibombardeos aéreos.

El Ejército asegura que el 70% de los proyectiles disparados desde Gaza han caído en descampados y que más de un centenar de ellos son cohetes que han sido derribados por los interceptores del sistema antimisiles Cúpula de Hierro. “Vamos a seguir operando militarmente”, anunció en una conferencia de prensa telefónica el teniente coronel Jonathan Conricus, portavoz internacional de las Fuerzas Armadas.

La inteligencia castrense israelí achacó la muerte de la palestina Salah abu Arar, de 37 años, y de su hija Saba, de 14 meses, a la explosión de un cohete de Hamas, “que cayó donde no debía”, según precisó Conricus. El Ministerio de Salud de Gaza informó de que ambas habían muerto a consecuencia de las lesiones causadas por la metralla de un misil israelí. Los hospitales de la Franja han contabilizado la muerte de al menos 21 personas, entre ellos nueve civiles y 12 milicianos o militantes de grupos palestinos, desde la madrugada del sábado, así como más 140 heridos. Fuentes palestinas dan cuenta de la destrucción de 60 casas, mientras otras 540 han sufrido daños en los bombardeos.

Con los pasos fronterizos clausurados y en medio de los habituales cruces de comunicados y desmentidos, Israel registró en la madrugada de hoy por primera vez en cinco años la muerte de un civil judío en un ataque con cohetes desde la franja de Gaza. Moshe Agadi, de 58 años, falleció a consecuencia de las heridas sufridas en el pecho y el abdomen por la metralla de un proyectil en una casa de Ashkelon. Otros dos israelíes murieron en la misma ciudad costera, situada apenas tres kilómetros al norte de la frontera gazatí, al ser alcanzado su vehículo por un cohete.

Uno de los objetivos arrasados fue un edificio de oficinas situado en Gaza, donde Israel había ubicado un centro de inteligencia militar de Hamas y otras instalaciones de seguridad palestinas. En el mismo inmueble se encontraba también la sede de Anatolia, la agencia estatal de noticias de Turquía. El Presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, condenó el ataque, calificó de “desproporcionado”, y llamó a una intervención internacional para rebajar la tensión en la región.

Uno de los fallecidos en los ataques aéreos de hoy fue Ahmed Judari, de 34 años, a quien la inteligencia militar israelí considera responsable de canalizar transferencias de fondos desde Irán a la franja de Gaza.

El exasesor de Seguridad Nacional israelí Yacov Amidror responsabiliza a Irán de haber instigado los ataques con cohetes a través de la Jihad Islámica.

Please follow and like us:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Follow by Email
Facebook20
Twitter