• 8 Mayo, 2021

¡OOOOOOTRA MIRADA! El libro y los libros.

 ¡OOOOOOTRA MIRADA!  El libro y los libros.

¡Ooooootra mirada!, Dirige el abogado y escritor  Roberto Cano Cano.

El comentario semanal de un escritor local en Radio Matices, con una perspectiva original de las cosas, de los hechos y de las personas.

1.- El 23 de abril se celebra el Día del Libro.  No se conmemora, no se recuerda; se celebra. ¡Porque al libro hay que celebrarlo! Y  así como en el cumpleaños de una persona también debería felicitarse y agradecerse a sus padres, en el caso del libro hay que agradecerles, por su existencia, recordándolos, a quienes hacen posible la existencia de un libro: sus autores, editores, correctores, diseñadores, trabajadores de imprenta, vendedores, etc. Los libros tienen un padre o madre, su autor/a; y muchos tíos o tías, los otros que intervienen con su talento y su trabajo, para que un libro nazca y con ello entregue luz y alegría a quienes los leerán, los tendrán en sus hogares o acudirán a alguna biblioteca, especialmente pública, para beneficiarse, para fortalecer su espíritu.

Leer un libro es un momento de placer. Tomarlo, hojearlo, tenerlo entre las  manos, incluso abrazarlo, es un ejercicio físico, mental y espiritual. Es como estar con una persona amada. Su presencia siempre nos hará bien.

2.- Son muchas cosas las que se pueden decir del Libro en su día. ¡Tantas!

3.- Veamos  un solo aspecto: su ausencia. Una forma de valorar  las cosas y también a las personas, es en su ausencia, cuando ya no están y a veces ya no volverán. Se las extraña.

En este tiempo de pandemia hablemos de la  ausencia de los libros en nuestras vidas este día. Por ejemplo, los niños y niñas de una escuela (especialmente rural) no podrán estar este día en su escuela, recorrer su biblioteca y tocar sus libros; hojearlos, gozarlos. Ojalá el próximo año sí lo puedan hacer.

4.- Las bibliotecas han estado cerradas durante la pandemia, sin que se vean buenas razones para ello. Si puedo ir a cualquier negocio a comprar, a una botillería, a una clínica veterinaria, etc., manteniendo adecuadas medidas de protección ¿porqué no puede acudir a una biblioteca? Tan solo ir a pedir un libro y llevarlo a casa. Además, haría tanto bien a quienes tienen hambre de lectura. Verían saciada su necesidad de leer; que también es una necesidad esencial.

5.- También hay ausencias permanentes del libro. Por ejemplo en la televisión. ¿Cuántas veces vemos libros o que se hable de libros, en la televisión chilena (o más bien la televisión santiaguina, porque para ella solo existe Santiago)? Allí, en las pantallas,  el libro no es un protagonista  ni  un actor de reparto o secundario, ni siquiera un extra. Es un gran ausente. ¡Qué lástima!

Se habla  repetida y majaderamente de: delincuencia, de fútbol, de pandemia, de desgracias, de  la vida de algunos personajes (o más bien personajillos). Pero no se habla de libros ni de escritores.  ¿Se imaginan si del extenso tiempo que se habla de aquellos temas mencionados se dedicara un mínimo porcentaje a hablar de libros? Nos haría bien, sin duda. Andaríamos menos temerosos, menos enfermos, menos enajenados, etc. Nos entenderíamos mejor. Más allá de lo pedestre ascenderíamos a lo espiritual.

¿Acaso tendremos que esperar que, para aparecer en televisión, un libro asalte a alguien, que varios libros hagan un portonazo; o que se organice un campeonato nacional de libros en el Estadio Nacional?      Soñar no cuesta nada, es gratis.

 

¡Ooooootra mirada!

Escúchelo los viernes y domingos al mediodía.

En 88.7 FM de Río Bueno y 89.5 FM de Entre Lagos y Mantilhue; o en su página web: www.radiomaticesfm.cl